Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Pergamon Museum o Museo de Pérgamo de Berlín rivaliza con el Museo Británico de Londres por su importancia de las colecciones de esculturas Greco-Romanas y de Asia Menor.

Llegar al Museo de Pérgamo en Berlín es como llegar delante un templo egipcio o babilónico, por su grandeza e imponencia.

Foto del Museo de Pérgamo desde afuera.

En un gran salón está el revestimiento  de la Puerta de Ishtar de la antigua ciudad de Babylon en Baja Mesopotamia, el actual Iraq; con su pasillo o la vía procesional de entrada a la ciudad… con los “Jardines colgantes” que son una de las siete maravillas del mundo antiguo según el antiguo historiador griego Diodoro Sículo.

Los ladrillos que componen el revestimiento de la Puerta y del Pasillo, son de adobe cubierto de cerámica vidriada coloreada sobre todo de azul lapislázuli.

Este revestimiento valioso y costoso fue trasladado en Berlín al principio del noveciento, gracias a un acuerdo con el gobierno del Imperio Otomano.

Ishtar en la teogonía babilónica es la Diosa del Amor y de la Fertilidad, o sea la característica de Venus/Afrodita del Panteón Griego/Romano; el Eterno Femenino diría C. G. Jung, fue representada con una cruz Ankh en cada mano, símbolo de la vida como en el antiguo Egipto.

El pasillo procesional es revestido con imágenes de Leones que acogen el visitante.

Foto de la Puerta de Ishtar y del pasillo de entrada.


Foto de los propileos de la Puerta de Ishtar en Babilonia, Iraq (del libro “La Mesopotamia, Arte e Architettura” por Zainab Bahrani, ed. Einaudi).

Foto de Esfinge mesopotámica.

Foto de Relieve de terracota “La Reina de la Noche – relieve”, llamado “Relieve de Burney”, que representa la Diosa Ishtar – The “Queen of the Night” relief called “Burney relief”. Terracota con restos de policromía.

Periodo de Isin-Larsa y Babilonia (2025-1594 a. C.) o Babilónico Antiguo, 1792-1750 a. C. (Foto perteneciente al Museo Británico – Registration number 2003,0718.1  © The Trustees of the British Museum).

Foto de excavación arqueológica de la ciudad de Babilonia, Iraq (del libro “The Ishtar gate. The processional way” Joachim Marzam, ed Verlag Philipp Von Zabern).

Pero la pieza más importante del Museo es el Templo de Zeus de Pérgamo llamado también el Altar de Pérgamo, que fue trasladado desde la Magna Grecia, desde la actual ciudad de Bergama en Turquía, hasta Berlín en 1886, mediante un acuerdo con el gobernante, de aquel entonces, el Sultán Abdul Hamid II (ahora este monumento está en restauración hasta la mitad del 2019, cuando se reabrirá una parte, mientras en el año 2025 se verá todo).

Subiendo la larga y ancha escalera de este maravilloso templo parece salir sobre las laderas del Olimpo, el monte sagrado, donde según los antiguos griegos habitaban los Dioses.

El templo es verdaderamente monumental y tiene la forma de un gigantesco altar sagrado.

En la parte izquierda de la escalera hay varias esculturas que muestran la lucha entre Atenea y los Gigantes, como Alción (o Alcioneo), Athos, Porfirión, Oto, etc., que asaltaron el Olimpo para destronar a Zeus el padre de todos los Dioses.

“Y cuando la Diosa de la Guerra y de la Sabiduría Atenea empezó a combatir sola con su fuerza, con su potencia y las armas que poseía, inclinó la balanza de la guerra hacia el lado de Zeus” (nos sugiere el escritor Nicola Feruglio).

Podemos considerar la Mitología Clásica (greco-romana) como una de las más representativas e importantes de toda la humanidad” así escribe M. J. Almagro Gorbea (en el libro “Mitología Clásica, Museo Nacional de reproducciones artísticas”, Madrid, 2002).

Y el filósofo Platón (en el Cratilo) nos dice que Atenea “nació de la cabeza de Zeus”, ya grande y vestida con armadura, con la espada, lanza y la égida o escudo.

Esta Diosa de la Guerra con ojos azules y por su imagen así potente, hacía temblar de miedo todos los seres humanos y todos los dioses del Olympus. Parece que Zeus también temía la disputa con ella.

Su armadura tenía en el pecho la figura de la Gorgona Medusa, que era un terrible monstruo con miles de serpientes como cabello.

Fotos del Templo de Zeus de Pérgamo en el Pergamon Museum.

Atenea lucha contra el gigante Alción (desde “Arte in Italia” vol. 1, Bairati e Finocchi, ed. Loescher, Torino).

Para comprender en profundidad este discurso nos ayuda C. G. Jung, que desarrolló la idea del “Inconsciente colectivo” como matriz de los arquetipos. Decía que el “Inconsciente colectivo” es “una capa psíquica común a todos los humanos, formada en todos por representaciones similares.

No es este producto de experiencias individuales; es innato en nosotros, al igual que el cerebro diferenciado con el que venimos al mundo…

En la esfera psíquica, el inconsciente colectivo está constituido por un conjunto de supervivencias“…

…Contiene formas antiguas y universales de representación de la humanidad, son tanto sentimiento como pensamiento…

Dichas imágenes o configuraciones son los denominados arquetipos… Habitualmente se presentan proyectados en objetos, ideas, personas e imágenes en general(en “Los arquetipos y el inconsciente colectivo” de C. G. Jung).

Siguiendo con el estudio de la mitología a través los ojos de C. G. Jung, Atenea es el símbolo o el arquetipo del Eterno Femenino.

Y añade el escritor y filósofo colombiano Samael Aun Weor, es aquella parte de nuestro “Ser” que representa la sabiduría y la lucha contra nuestros defectos psicológicos, desde el miedo hasta el odio.

Para resumir podemos decir que Atenea es aquel “Arquetipo” o una parte de nuestro “Ser” que representa la sabiduría, el conocimiento y que nos empuja a estudiar la filosofía y a hacer introversión analítica como anticuerpo de la crueldad, de la misantropía y del odio hacia los demás.

Al final de este Mito, los Gigantes fueron derrotados por los Dioses, esto podemos considerarlo como una metáfora de la lucha entre el bien y el malque se puede encontrar en la mitología cristiana (la lucha entre los Ángeles y los Demonios), en la mitología Hindú (la lucha entre los Suras y los Asuras), en la mitología Egipcia (la lucha entre Osiris, Isis, Horus, y los Demonios Rojos de Seth), en la “Edda”, la epopeya de la mitología nórdica (los “Asa” contra los Gigantes de hielo).

En esta visión podemos decir que los Gigantes que dieron el asalto al Olimpo, “el lugar sagrado”, representan los arquetipos de aquellos defectos psicológicos (como la furia, la venganza, la soberbia, la mentira, etc.) que como gigantes luchan dentro de nosotros mismos; por el predominio sobre la sabiduría y el conocimiento.

Y el resultado de esta lucha interior en cada uno de nosotros es diferente, y depende de nuestra cercanía y relación con nuestro arquetipo/energía interior de Atenea o Eterno Femenino.

Foto de la Maqueta del Templo de Zeus de Pérgamo en el Pergamon Museum.

Dibujo de la planta del Templo de Zeus de Pérgamo (desde “Arte in Italia” vol. 1, Bairati e Finocchi, ed. Loescher, Torino).

Foto de una escultura de Atenea, en el Museo de Palacio Altemps en Roma.

Foto de una escultura en el Pergamon Museum.

La forma de este Templo de Zeus a Pérgamo, en plano, es la misma de los altares que Eneas (el Héroe Troyano) construyó, en miniatura, sobre las orillas del Lazio, en Italia; y que ahora se pueden ver en el Museo Arqueológico de Lavinium en la ciudad de Pomezia.

En efecto Eneas se llevó consigo la filosofía, la ciencia, el arte y la mística, del Oriente Medio; los “Dioses Penatium”, literalmente los Dioses del Hogar (la palabra Penatium viene del Latino “Penas” que significa “Todo de lo que los hombres se alimentan” en todos los sentidos) fueron la base del misticismo de todo el Mediterráneo.

Entonces Eneas llevó consigo la Grande Cultura y la Filosofía Antigua del Asia Menor y con ella sus sucesores mezclándose con los Latinos dieron vida a aquel crisol que devino el más poderoso imperio de la historia, el “Imperio Romano”, como nos cuenta el Poeta romano Virgilio en “La Eneida”.

Resumiendo podemos decir que en Grecia y en Asia menor, hay dos Raíces Importantes de la Cultura y de la Civilización Mundial.


Para profundizar, lea también este artículo:


Arch. Roberto Carlando

Las fotos fueron realizadas por el autor del artículo.

widget museo pergamo