Etiquetas

, , ,

MIRADAS PANAMERICANAS

Cada continente tiene en su interior muchos rasgos comunes: así en las Américas sorprende cierta unidad geológica, vegetal y animal, donde  las plantas cactáceas crecen de manera espontánea tanto en el hemisferio boreal que en el austral, al mismo tiempo en que el puma y el oso se encuentran en las gélidas tierras de Alaska y en la Selva Amazónica.  

Asimismo la historia del continente americano se ha desarrollado con unos cuantos elementos paralelos, sobre todo después del descubrimiento : conquista y colonización del Nuevo Mundo, actuadas de manera brutal y sangrienta  por los oriundos europeos hasta la desaparición de enteros pueblos nativos, tuvieron como directas consecuencias la trata de los esclavos y, en muchos casos, el agotamiento de los recursos naturales, incluida la extinción de especies animales y botánicas. Sin embargo y a su pesar, la voluntad de los colonos de construir una nueva Europa allende el “Charco” ha dado lugar a unas pluralidades mestizas donde culturas y lenguas de origen europeo se entremezclan a elementos de poblaciones nativas o afroamericanas y asiáticas. Se trata de un largo recorrido histórico-social todavía muy lejos de finalizar, que ha trazado profundas huellas en el arte y en la literatura del continente americano, añadiendo nuevos y positivos aportes  al intercambio cultural con el Viejo Mundo, aun visto como lugar de las “raíces”. El macrocosmo hispano representa, en este sentido, un foco en continua evolución, al que muchos artistas y letrados procedentes de las otras Américas siguen acercándose, para sacar elementos de inspiración.

Con esta breve reseña quiero recordar a algunos protagonistas de las principales etapas de la literatura no sólo americana y sus relaciones con la Hispanidad. Dista mucho de ser una serie exhaustiva de los asuntos tratados, ni lo pretende, ya que su intención es acercarnos de forma proporcionada y sintética a unos segmentos aun poco investigados de la historia literaria de Ultramar.

HEMINGWAY EN MILÁN, 1918

 La experiencia que marcó la vida de un gran amigo del mundo mediterráneo e hispano.

Nadie hubiera pensado que  aquel joven norteamericano, procedente de Illinois, llegado a Italia como chófer de ambulancia militar durante los últimos, sangrientos actos de la primera guerra mundial, se  convertiría en uno de los más importantes novelistas del siglo XX.  Su primera experiencia  aquende el Océano Atlántico fue la inmersión en la brutalidad de la guerra, que le costó una herida por  astillas de una bomba de mortero austriaca, cerca del río Piave.  Sin embargo,  el joven Hemingway  pudo conocer, en esta ocasión, la solidaridad de los italianos, de los milaneses en particular, y hasta el amor con  Agnes  von Kurowski, enfermera en el hospital  militar estadounidense de Milán, donde Ernest (Erni, como ya él mismo se firmaba) había sido trasladado.

Para celebrar el centenario de la estancia milanesa del gran escritor, el Istituto per la Storiadel Risorgimento italianoy la Società Storica Lombarda,  organizaron, el pasado 26 de noviembre de 2018, una jornada de estudio dedicada a él y a la Milán de aquella época.  El evento,en el que participaron personajes de la cultura italiana e internacional, así como de los mundos institucional y periodístico,fue albergado en el Salón de Actos del  Museo di Milano de Palazzo Morando.

En el curso de la conferencia se subrayó  cómo  la Milán del conflicto, sobre todo después de la derrota de Caporetto, se había convertido en una extraordinaria central logística y organizadora para la asistencia hospitalaria a los heridos  y los suministros al aparato bélico del cercano frente oriental; lo quese hizo posible gracias sobre todo ala imprescindible movilización femenina. De esa ciudad, Hemingway  no sólo recordará el casco histórico, la Galleria, el Duomo o las calles ManzoniyArmorari, sino también el microcosmo de los Navigli, que alcanzaban entonces el corazón ciudadano, San Sirocon su hipódromo, y hasta Bollate, con la dramática explosión de la fábrica de municiones Sutter & Thevenoty la muerte de más de 60 obreras, chicas y mujeres entre 13 y  29 años de edad, imágenes que el soldadito Ernivivirá como pesadillas, absurda tragedia tan cerca de una preciosa joya de arquitectura barroca como el Castellazzo..En unas de sus obras más conocidas: “A Farewell to Arms”(1929),  “The fifth column and the first forty-nine Stories” (1938) Hemingway evoca todos esos acontecimientos, cargados de congoja y emociones.  La conferencia fue enriquecida poruna entrañable lectura de cartas y textos del mismo Erni,hecha por los estudiantes de la Escuela “Luca Ronconi” del Piccolo Teatromilanés.

Esta positiva jornada de encuentros me ha sugerido algunas reflexiones sobre la obra de Ernest Hemingway: a partir de su primera  experiencia italiana, su quehacer literario se desarrollará de manera extensa y con temática variada, sin repetirse conceptualmente, pero lo principal quedará el desafío al destino, la aventura conformada de sucesos dramáticos y pequeñas victorias, de lo que van a brotar sus protagonistas. Su prosa exalta la acción, pero también el pensamiento y la introspección, conteniendo, de manera atractiva, a veces violenta, los testimonios de sus experiencias directas. Así en

The sun also rises”(1926), vuelve a asomarse el drama de los veteranos de guerra heridos en cuerpo y espíritu, capaces sin embargo de enfrentarse a los riesgos del “encierro”  pamplonés, gracias a su amor a la vida, el mismo que impulsa a Robert Jordan y a María para que sigan luchando por la España Republicana  en “For whom the bell tolls” (1940). Igualmente el viejo pescador cubano Santiago de “ The old man and the sea”(1952) conseguirá salvar su dignidad pese a la derrota sufrida por el ambiente hostil en el Mar del Caribe.

Hemingway volverá a Milán en 1922, como corresponsal del periódico canadiense “Toronto Star”, pero un artículo suyo, muy crítico hacia Mussolini , a quien había entrevistado, le obligará a alejarse de Italia hasta el año 1948 , cuando disfrutará de una nueva estancia en Venecia y Cortina, experiencia que inspirará su novela “Across the river and into the trees”, historia de un amor sin salida ni futuro en el Véneto que vuelve a brotar en la posguerra.

A seguir…


Nando Pozzoni