Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Hoy, 18 de diciembre 2014, yo y mi mujer acabamos de embarcarnos en Barcelona con un vuelo en salida hacia Tenerife. Será nuestro primer encuentro con el universo Canario, tan frecuentado por visitantes de todo el mundo, ansiada meta turística sobre todo por su clima, playas , urbanizaciones, vida nocturna y toda clase de divertimientos. Pero, mientras el avión despega, nos damos cuenta que un siempre mayor porcentaje de turistas va en busca de sus valores naturales, tan relevantes, y su historia, tan vinculada a los acontecimientos de nuestra Europa y del Mediterráneo : un grupo cercano de pasajeros habla de recorridos senderistas, comentando unos mapas de las Islas. Así que estamos en lo nuestro.

Isola de Tenerife - Playa de los Cristanos

Isla de Tenerife : Playa de Los Cristianos

En efecto las islas se encuentran en la ruta natural de los navegantes rumbo a las tierras continentales africanas y , desde hace medio milenio, a las Américas. Allende el agitado Estrecho de Gibraltar, el Archipiélago Canario, con sus misteriosos mares y mitos, aparecía a las antiguas gentes del Mediterráneo como un imán irresistibile.

El mismo Dante Alighieri, en su “Divina Commedia”, en el canto XXVI del Infierno, imagina que Ulises , después de recorrer el Mediterráneo , quebrante el tabú de las “Columnas de Hercules”, para arriesgarse océano adentro:

Io e’ compagni eravam vecchi e tardi,
quando venimmo a quella foce stretta
dov’ Ercule segnò li suoi riguardi

Yo y compañeros éramos viejos y tardos
cuando alcanzamos aquella angosta boca
donde Hércules fijó sus términos

Fenicios y Cartagineses, para comerciar y quizás para explotar sus recursos ya frecuentaban el Archipiélago, que los antiguos Griegos llamaban “Islas Afortunadas”, tierras legendarias donde semidioses y héroes homéricos , como Aquiles y Menelao, después de su existencia terrenal, gozarían de nueva vida en un paraíso de felicidad eterna. Las modernas investigaciones históricas teorizan que los primeros abitantes, todos de origen Bereber norteafricano, hayan sido deportados al Archipiélago por los antiguos Fenicios posiblemente 500 años antes de la Era Cristiana. No obstante fue el valor guerrero e indomable de los isleños lo que impidió sucesivamente a Cartago y a Roma de conquistar las “Afortunadas” , aunque Sertorio, un jefe de la guerra civil romana, en el siglo I° a.C. planeara la posibilidad de trasladarse al Archipiélago Canario, fundando allá una colonia.

En la Edad media, piratas vándalos, bereberes y normandos lograron saquear las costas insulares y cautivar a unos habitantes, aun sin arriesgarse tierra adentro. Fue a comienzos del siglo XIV que una primera expedición marítima capitaneada por el comandante genovés, Lanzarotto Maloncello volvió a “descubrir” las Canarias, arribando a la isla que todavía lleva su nombre, Lanzarote, y entablando relaciones pacíficas con los indígenas. En el 1341 el Archipiélago fue nuevamente visitado por un grupo de navegantes   y exploradores al mando de los italianos Nicoloso da Recco y Angiolino de’ Corbizi , con objetivos geográficos y comerciales ; los datos procedentes de sus relaciones, que se refieren sobre todo a la isla de Gran Canaria, fueron sucesivamente elaborados por el gran novelista Giovanni Boccaccio, en su ensayo, escrito en latín De Canaria et insulis reliquis ultra Hispaniam noviter repertis.

De esta obra se aprende que los antiguos Canarios no conocían sino la navegación de breve cabotaje, con barcos construidos con troncos de árbol drago y velas de hojas de palmera , así que los contactos entre las distintas islas resultaban bastante difíciles para conseguir una verdadera unidad de las poblaciones autóctonas , que vivían de recolección (hierbas y fruta salvajes, miel), escasa pesca, agricultura (higos, mijo, cebada), y ganadería primitivas, criando cabras, ovejas y jabalíes.

Grabados rupestres de la cultura indígena Guanche

Grabados rupestres de la cultura indígena Guanche

Cabras de raza canaria

Cabras de raza canaria

Medio siglo después,en 1403, el aventurero francés Jean de Bethencourt, bajo el amparo del rey de Castilla , llegó a Canarias con un convoy de naves para empezar la colonización del Archipiélago y fundar allá unos asentamientos. Fue el primer acto de la conquista, que los Españoles llevarían a cabo en 1496.

Callao Salvaje

Mientras sigo reflexionando sobre este tema, el avión aterriza en el aeropuerto internacional de Tenerife Norte, en la isla homónima ; de allí , para alcanzar la población de Callao Salvaje, donde tendremos nuestro primer alojamiento, el autocare recorre unos 80 kilómetros por la autopista que flanquea la costa meridional , caracterizada por feas urbanizaciones, una tras otra, y tráfico convulso. Sólo unos breve tramos de acantilados y pequeños promontorios han logrado quedar libres de cemento, asfalto y hormigón.

La isla de Tenerife, como todas Canarias, tiene su origen en la emisión de materiales volcánicos , modelados por los fenómenos erosivos atmósfericos y marinos. Alejándose del frenetico vaivén de carreteras y dársenas turísticas es todavía posible acercarse a los paisajes más auténticos del universo canario.

En los días siguientes veremos que los escenarios urbanizados continúan hasta la población de Los Gigantes : desde allí la costa se caracteriza por quilómetros de altísimos acantilados, con cuevas y farallones, y sólo en la desembocadura de unos barrancos, sus pendientes se vuelven más suaves. Aquí la vegetación debe adaptarse a elevada salinidad, fuertes vientos marinos, precipitaciones escasas, insolación, con lo que un alto porcentaje de comunidades vegetales se desarrolla en los cauces de los barrancos, donde hay mayor presencia de agua. En cuanto a la fauna, el litoral cuenta con más de 30 especies de aves : muchas utilizan el acantilado para anidar : gaviotas , pardelas, petreles , palomas bravías y águilas pescadoras, entre otras ; además la costa representa un tránsito natural para las migraciones. Entre los demás vertebrados terrestres destaca el murciélago nocturno pequeño y, entre los reptiles, el lagarto tizón, endémico de Canarias. También la fauna de las aguas oceánicas y costeras guarda auténticas sorpresas : delfín mular y listado, tortuga boba, ballenas y cachalotes, tiburón peregrino y, de vez en cuando, la foca monje, procedente de las Islas Salvajes, archipiélago portugués próximo a Madeira.

Isla de Tenerife - Dársena de Los Gigantes

Isla de Tenerife – Dársena de Los Gigantes

Para la conservación de la naturaleza , el Gobierno Autonómico de Canarias ha creado la Red Canaria de Espacios Naturales, que consta de numerosos parques, reservas, monumentos naturales y paisajes protegidos, elaborando planes específicos para cada zona. El tesoro más preciado del medio ambiente tinerfeño, que decidimos visitar con una jornada de excursión, es el Pico de Teide, cuya cumbre domina la isla y todo el Archipiélago canario : con sus 3718 metros este volcán es el punto más alto de toda España. Su impresionante y gigantesca mole se puede vislumbrar por millas y millas ; el cronista italiano Girolamo Benzoni, que visitó las islas en 1541, refiere en su libro
Historia del Mondo Nuovo, aparecido en 1565 : “:” El aire de estas Islas es más caliente que frío ; a pesar que en Tenerife haya una montaña llamada el Pico de Teide, la cual casi todo el año queda cubierta de nieve. Es el primer signo que los mercaderes ven , navegando rumbo a esas Islas.”

Hay también pocas dudas que Dante Alighieri, quien conocía a unos navegantes genoveses, eligiera a modelo del Monte del Purgatorio, esta legendaria cumbre, única en todo el Atlántico.

Así, en el ya citado Canto XXVI del Infierno, Ulises y sus camaradas prosiguen allende las Columnas de Hercules hacia su trágico destino:

…Poi che entrati eravam ne l’ alto passo
Quando n’ apparve una montagna,bruna
Per la distanza e parvemi alta tanto
Quanto veduta non avea alcuna

…Despuès de entrados en el alto pasaje
nos apareció una montaña oscura
por la distancia y parecióme tan alta
como nunca había visto alguna

El pico de Telde desde la isla de Comera

El pico de Telde desde la isla de Comera

Y posiblemente, en la tragedia de Ulises , Dante evoca el recuerdo de los dos hermanos Ugolino y Vadino Vivaldi, navegadores genoveses que, en 1291 zarparon de Genova con dos galeras, naves poco aptas a la navegación oceánica, para recorrer y remontar las costas africanas . Los marinos genoveses, que nunca volvieron, fueron avistados por última vez cerca del litoral marroquí, lo que supuso un final igualmente dramático.

A partir de las epoca colonial las comunidades genovesas en Canarias fueron tan importantes, que la República de Genova instituyó un propio Consulado en Santa Cruz de Tenerife durante todo el siglo XVIII, hasta el año 1806.

El Parque Nacional del Teide y el territorio aledaño que lo rodea, también protegido en el Parque de la Corona Forestal, forman un maravilloso conjunto de paisajes donde se unen aspectos geológicos, naturales, sociales y económicos, legado de una naturaleza generosa y de siglos de relaciones entre hombre y medio ambiente, difíciles o sostenibles a la vez. Se trata de un vasto territorio que, desde los bosques y las hoces de las primeras alturas se alza hasta la Caldera y el pico del Volcán. El autocare de nuestra excursión recorre una (afortunadamente) estrecha carretera que sube desde la costa sur, cruzando aldeas típicas, rodeando barrancos , anchos pinares, matorrales y conos volcánicos hasta la estupenda Caldera, inmensa cuenca ubicada entre 2000 y 2200 metros de altura, donde se eleva la cumbre del Pico. Hay nieve en la peña del Volcán y sopla un viento gélido barriendo la Caldera y sus increibles escenarios de praderas, campos de lava petrificada, roques y peñascos de las más extrañas formas. Al interior de los espacios naturales del Teide es posible encontrar muchos de los hábitats más importantes para la fauna y flora de las Islas.

 El pico de Telde

El pino canario, endémico del Archipiélago, ha sido, durante milenios, uno de los principales recursos para los habitantes, abasteciendo combustible, carbón vegetal, madera y brea para barcos, carpintería y hogares. Este árbol, cuya altura puede alcanzar los 30 metros, forma anchos bosques en la franja montañesa entre los 1100 y los 1.900 m. sobre el nivel del mar. Su extraordinaria resistencia a los incendios hace de este pino una especie única en el mundo, representando un increible caso de adaptación natural al fuego de la lava volcánica. Su espesa y escamosa corteza apaga el oxígeno de la combustión, permitiendo al árbol de sobrevivir y hasta reverdecer tras los incendios. Con lo que el Pinus Canariensis se ha vuelto objeto de leyendas y de particular atención científica.

 Parques del Telde

Ambos Parques del Teide albergan otra flora endémica como los bosques de laurisilva, cuyo origen se remonta a la Era Terciaria, y vegetación de alta montaña como los codesos de cumbre y la retama del Teide, cuyas flores producen una miel excelente. Entre las aves destacan las palomas rabiche y turqué, típicas del bosque de laurisilva, el pico picapinos, el pinzón azul, el canario y cuatro especies de rapaces: ratonero común, gavilán, cernícalo y buho chico. Cinco tipos de murciélagos canarios, unos mamíferos introducidos (conejo y erizo) y dos reptiles , lagarto tizón y lisa completan la fauna vertebrada de esas montañas.

Finalmente cabe señalar unos vestigios de asentamientos de los Guanches, las antiguas poblaciones indígenas de Tenerife y Gran Canaria : restos de cabañas, cuevas y paredes rocosas con grabados rupestres, utensilios de obsidiana, huesos de animales, conchas marinas.

Dejando atrás la Caldera, el camino atraviesa la vertiente norte de los Parques bajando, sinuoso, por abruptas escarpadas entre pinares, fayales y pequeños bosques de laurisilva hasta los poblados de Orotava, Realejos e Icod del Vino ; de aquí empiezan los cultivos de vid, plátano, cítricos y pastizales para la ganadería, sobre todo de cabras, cuya leche se utiliza para la producción de un queso típico. Muy interesante la arquitectura de las mencionadas poblaciones, con iglesias, palacios y casonas en estilo andaluz y colonial. La costa, mucho menos urbanizada que el litoral meridional, guarda acantilados con altos paredones, bajíos rocosos, farallones, islotes y algunas playas de callados ; todas esas zonas reciben un fuerte embate de las olas, debido al viento atlántico dominante. En la franja costera destaca la ciudad de Garachico, a orillas de una estupenda ensenada. Gracias a este amparo natural adquirió importancia durante los siglos XVI-XVII como puerto pesquero y comercial, cuando se completó el trazado de sus murallas, fortificaciones y atalayas. Las obras, como muchas más en el Archipiélago, se deben sobre todo a los proyectos del italiano Leonardo Torriani, original de Cremona, que estuvo al servicio del rey Felipe II como ingeniero militar. Torriani es también autor de un importantísimo ensayo sobre la naturaleza de Canarias y la cultura de los indígenas Guanches : “Descrittione e istoria del regno delle isole Canarie già dette le Fortunate con il parere delle loro fortificazioni”, ensayo que todavía se considera una piedra miliar entre los estudios antropológicos sobre las islas. Entre otras referencias de su escrito, destaca la traducción al italiano de un antiguo canto guanche. Muy interesantes, además, resultan sus noticias sobre los antiguos poblados de Tara y Cendro, en la isla de Gran Canaria, hoy desaparecidos. Torriani refiere que esos pueblos se hallaban a dos millas de la costa sur-este de la isla, sobre altiplanos separados por barrancos.

Dos, tres veces por año un viento africano alcanza el Archipiélago, llevando consigo la arena del Sahara. En Tenerife, alturas y sierras apenas se pueden divisar, ocultadas en gran parte por un extraño velo de polvo arenoso. Calima llaman los isleños esta leve tempestad que suele durar unos cuatro-cinco días y que, afortunadamente, las brisas atlánticas logran diradar. Así que, durante tres días, las cercanas islas de Gomera y Gran Canaria desaparecen del horizonte tinerfeño.

Calima en la isla de Gomera

Calima en la isla de Gomera

La agricoltura canaria es importante y produce principalmente frutas (plátanos, agrios), pero también son cuantiosas las producciones de hortalizas, vid y olivo, lo que alimenta una industria derivada. La ganadería es apreciable y la pesca en aguas jurisdiccionales y de altura se practica intensamente. Una línea aérea interna y dos compañías principales de navegación alcanzan diariamente todo el Archipiélago.

Después de una semana de estancia en Tenerife, nos trasladamos a la isla de La Palma, ubicada en el Noroeste del Archipiélago, la más oceánica y fértil . Es una de las menos ricas en playas, pocas y caracterizadas por negra arena volcánica. Sin embargo los inhóspitos acantilados de lava solidificada dibujan bellos escenarios de ensenadas e islotes, ricos en flora y fauna. El conjunto volcánico que forma la isla sigue activo : la última erupción se remonta al año 1971. Sus coladas lávicas petrificadas abarcan anchas extensiones de tierra negra, a veces venada de rojo o amarillo, donde se asoma una vegetación pionera y arbustiva. Estas tierras volcánicas, en la costa sur , además del singular paisaje de gran desnudez, conservan unas interesantes salinas, donde se pueden observar numerosas aves ,como gaviotas, charranes y chorlitejos.

Isla de La Palma - desierto de lava

Isla de La Palma – desierto de lava

La Palma es surcada por una sierra que alcanza los 2420 m. de cota con el Roque de Los Muchachos. Toda la isla es Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad, protegida por la UNESCO. Sus antiguos habitantes eran conocidos como los Benaohares, guerreros legendarios, que opusieron una fuerte resistencia a los invasores españoles y fueron derrotados sólo en 1493 por el conquistador Alonso Fernández de Lugo, quien logró urdir con éxito una serie de engaños contra los indígenas.

Cabeza de la isla es la ciudad de Santa Cruz, que en la época colonial fue sede de los principales astilleros de Canarias y escala importante del tráfico marítimo con Europa y Las Américas.  Una vez más dejamos la palabra a Girolamo Benzoni, que así escribe en su ya citada obra: ” …allí trafagan muchos mercaderes y especialmente Genoveses.Todas las plantas  llevadas de España, excepto los olivos, ya prendieron . La Palma es abundantísima, sobre todo de vino, que se produce en tal cantidad que no sólo basta para las islas cercanas, sino que hasta se  envían  barcos cargados a Indias, Flandes e Inglaterra. Queso, ovejas y cabras hay en copia y conejos sin número.”

Su prosperidad era tal, que el rey Felipe II allí instituyó el primer Juzgado de Las Indias, tribunal donde se enregistraban los barcos mercantes que cruzaban el Atlántico. El casco histórico de Santa Cruz conserva en sus plazas, escaleras , calles empedradas y peatonalizadas, la auténtica atmósfera del Siglo de Oro ; en la arquitectura destacan las balconadas andaluces y los patios de numerosas casonas. Entre sus atractivos mayores hay plaza España con el palacio del Ayuntamiento (siglo XVI) y la barroca Iglesia del Salvador , plaza Santo Domingo con la iglesia homónima, las iglesias de San Francisco y de la Encarnación, de estilo renacentista. Después del catastrófico ataque del corsario francés Jambe de Bois (Pata de Palo) , que en 1553 saqueó la entera ciudad , se llevaron a cabo nuevas y más amplias fortificaciones. A esas obras , a partir de 1584 trabajó también el ya citado ingeniero italiano Leonardo Torriani, a quien se debe el proyecto del Castillo de la Virgen, alto sobre la costa ; a orillas del mar, cerca del puerto viejo, se eleva la Fortaleza de Santa Catalina. En los entornos, es preceptivo visitar el Santuario de la Virgen de Las Nieves, lugar apacible y acogedor que se alcanza ascendiendo por un cerrado valle. Meta de peregrinos procedentes de todo el Archipiélago, guarda una estatua de la Virgen que se remonta al siglo XIV ; en la iglesia hay que admirar la excepcional sillería de su coro y una rica colección de ex-votos.

Santa Cruz de La Palma, casco antiguo

Santa Cruz de La Palma, casco antiguo

Las sierras isleñas rodean la joya más preciosa de La Palma : el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. No se trata en realidad de una caldera, sino de una profunda depresión debida al colapso del magma en el interior del edificio volcánico. Este proceso geológico ha dejado unos impresionantes y abruptos precipicios, en parte cubiertos por cedros , pinos canarios y una rara vegetación endémica. Después de alcanzar con una tortuosa carretera el Mirador de la Cumbrecita, de repente el cielo nuboso se abre, permitiendo al sol de alumbrar el inmenso cráter ; nos asomamos con sorpresa a esta visión maravillosa y entrañable como un sueño irreal: peñas desnudas que parecen a punto de precipitarse al abismo, rocas y hoces de espectaculares formas, verdaderos caprichos de la naturaleza, breves llanos como balcones sobresalientes en el medio del barranco, bosques esmeraldinos. Llamativo es también un enorme monolito basáltico, el Roque de Idafe,que fue objeto de culto y ritos religiosos por los indígenas Benahoares. Entre la cumbre más alta, el Roque de Los Muchachos, y el fondo de la depresión hay un desnivel de casi 2.000 metros.

Bandadas de chovas piquirrojas (grajas), cuervos imperiales, canarios, ratoneros y palomas rabiches trasvuelan la Caldera, perdiéndose en la profundidad de los precipicios. Un caudaloso arroyo recoge las aguas del barranco,a menudo ferruginosas, atravesando el suelo de la depresión volcánica.

De regreso a Santa Cruz, visitaremos el Museo de Etnografía, que brinda una interesante colección de utensilios y cerámica indígena, anteriores a la colonización española.

Isla de La Palma, Caldera de Taburiente

Isla de La Palma, Caldera de Taburiente

El final de nuestro viaje se acerca : ya arribamos a la última etapa de nuestro itinerario, Gomera, la isla donde más se mantiene el espíritu de la cultura indígena. Aunque raro, aquí sobrevive, entre campesinos y pastores isleños ( hombres y mujeres) un lenguaje silbado que permite comunicarse a grandes distancias por medio de silbidos de innumerables sonidos e inflexiones, capaces de llegar a tres kilómetros y más, superando los más profundos barrancos. No se trata de signales convencionales, sino de un verdadero idioma, que se expresa en un rico léxico, y donde el silbo se puede modular con lengua y manos. Para evitar que esta práctica desaparezca, el lenguaje silbado es ahora objeto de enseñanza en las escuelas isleñas y ,finalmente, ha sido reconocido por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Gomera consta de unos escenarios absolutamente verticales : magníficos y profundos barrancos, puntiagudas peñas que suben hasta la cumbre Alto de Garajonay, que con sus 1498 metros representa la máxima cota de la isla, mientras altísimos y abruptos acantilados caracterizan las costas. Gomera carece de playas, sólo hay unas pocas siempre situadas en las desembocaduras de hoces y barrancos. Azotada por vientos y corrientes oceánicas goza, sin embargo, en unos valles de su interior, de un clima suave. En la montaña, debido al fenómeno de la inversión térmica, a menudo los fondos de cuencas y barrancos resultan más fríos.

En el corazón montañés de la isla, el Parque Nacional de Garajonay, guarda parajes de gran belleza, con anchos y espesos bosques de laurisilva que han llegado hasta nosotros, pese a largos siglos de explotación. En la selva principal aun aletea la leyenda del desafortunado idilio entre los jovenes Gara y Jonay, como Romeo y Julieta procedentes de familias indígenas antagonistas, que prefirieron la muerte a la renuncia a su amor. Estos bosques siempreverdes , muy densos y húmedos, son los más ricos en diversidad de especies, por ser la isla expuesta a la influencias de las demás Canarias occidentales que la rodean.

Muy abundantes, además de los árboles, son musgos, líquenes y unas 120 plantas con flores endémicas del ambiente canario. Entre los vertebrados destacan las palomas turqué y rabiche y la chocha perdiz. Las nieblas procedentes de estas selvas resultan preciosas por impedir la excesiva evaporación y mantener la humedad de la vegetación local. Muy bien organizado el Centro de Visitantes del Parque, con exposiciones y proyecciones de videos sobre el entorno. En un antiguo molino anexo se pueden observar los objetos tradicionales y el mobiliario de las viviendas campesinas.

Isla de Gomera, Parque Nacional de Garagonay, bosque de laurisilva

Isla de Gomera, Parque Nacional de Garagonay, bosque de laurisilva

La gran abundancia de manantiales y riachuelos facilita, en el fondo de los valles y de los barrancos, los cultivos de plátanos y hortalizas. Hasta en las paredes abruptas de los barrancos quedan unas terrazas que, antaño se utilizaban para cultivos en secano. La ganadería es principalmente dedicada a las cabras.

En la capital isleña, San Sebastián, precioso es el casco histórico, con sus casonas, palacios e iglesias en estilo andaluz. Callejones, glorietas y escaleras tipícas hacen agradable el paseo hasta el puerto y la Torre del Conde, poderosa atalaya del siglo XV. La isla de Gomera fue escala de Cristobal Colón durante su primer viaje hacia el Nuevo Mundo y otros sucesivos. Todavía se celebran las Fiestas Columbinas el 6 de septiembre, fecha en la que el Almirante genovés y su tripulación zarparon hacia las anheladas Indias.

San Sebastián de la Gomera, Torre del Conde

San Sebastián de la Gomera, Torre del Conde

La incidencia de la vida cultural canaria, pasada y presente, ha trascendido los límites del universo hispano, poniéndose de manifesto en el elevado número de artistas que ha dado este Archipiélago y de los que encontraron en estas islas nuevos motivos de inspiración para sus obras.

Uno de los hijos más ilustres del mundo hispánico es sin duda Benito Pérez Galdós (1843-1920), natural de Gran Canaria : su abundantísima obra abarca el género del teatro, el relato , la novela ; sus quehaceres literarios quedan unos referentes privilegiados para la literatura hispana y europea. Otras inolvidables figuras contemporáneas vinculadas al mundo literario isleño son los novelistas José Luis Correa, Rafael Arozarena (1923-2009), Victor Ramirez , Carmen Laforet (1921-2004) y J.Armas Marcelo ; Tomás Morales y Yolanda Soler Onis entre los poetas

En la música hay que destacar la belleza de las danzas “Endechas” de antigua origen hispano-portuguesa, con influencias bereberes y judías ; instrumento típico canario es el timple, casi un pequeño laúd o mandolina de cinco cuerdas. Entre los compositores locales de la época colonial los principales fueron Bartolomeo Cairasco Figueroa( siglo XVI) y Diego Duron (siglo XVIII) mientras, entre los contemporáneos no se puede pasar por alto a Andrés Garcia de la Torre, autor de la ópera lírica “Rosella”, que tuvo su estreno en la Escala de Milán a comienzos del siglo XX. También los compositores Theobald Power (obras sinfónicas), Santiago Tejera (zarzuelas) y Camile Saint Saens, autor de “Las campanas de Las Palmas” y “El Vals canariote” encontraron en el ambiente canario inspiración para sus músicas.

Los artes figurativos cuentan con un grande escultor como Martín Chirino, sobre todo broncista, y pintores como Cristobal Hernández Quintana (1659-1725), Valentín Sanza Carta (1849-1898), apreciado paisajista, el cubano-gomero José Aguiar García (1895-1976) y el surrealista Oscar Domínguez (1906-1957). En la pintura abstracta destaca Manolo Millares (1926-1972).

Particular importancia tuvo sobre la cultura del Archipiélago la influencia hispanoamericana, debido a la emigración masiva de los Canarios hacia Cuba, Venezuela y el Cono Sur, sobre todo a partir del siglo XIX y aun más durante la dictadura franquista. Así que en la habla española del Archipiélago aun resuenan expresiones de origen cubano o caraqueño.

Antes de volver a Tenerife, escala obligada para el regreso a Italia, nos queda el tiempo de visitar el mercado municipal de San Sebastián, verdadero templo de la cocina canaria, que ofrece un amplio surtido de productos frescos y cocinados entre los cuales hay que mencionar:

  • el gofio, harina de cereales de origen prehispánica, que se utiliza para sopas o platos combinados.
  • el mojo, salsa típica canaria, a base de ajo, comino, aceite, pimentillo (mojo rojo) o perejil (mojo verde) que suele acompañar el queso de cabra o las papas arrugadas.
  • las papas arrugadas, o sea patatas cocidas en agua y mucha sal.
  • el almogrote, crema picante a base de queso, pimentillo y ajo.
  • el puchero, cocido isleño, con garbanzos, carnes, y coliflores.

Entre la variada selección de mariscos y pescados que brinda la gastronomía canaria, destaca el sancocho, pescado puesto en la sal , hervido con papas y acompañado con mojo. Típico dulce del Archipiélago es el bienmesabe,a base de miel, pasta de almendras, huevos y ron.

La gran variedad de hortalizas, legumbres, fruta tropical y vinos completa la posibilidad de disfrutar de esta rica tradición gastronómica.

Teide con su nítida y pura capucha de nieve

Pero ya es tiempo de regresar a Italia. Desde la pista del aeropuerto de Tenerife Sur nos sorprende una vez más la aparición del Teide con su nítida y pura capucha de nieve. Mientras el avión se alza en vuelo , el antiguo Echeyde de los Guanches, legendario gigante dueño del cielo, sigue mirándonos desde arriba, como un Gran Hermano bueno y dispensador de vida.

.


Nando Pozzoni