El alter ego

Su papá lo llamó por teléfono, algo que solo ocurría, esporádicamente. Él acudió inmediatamente a su encuentro. Llegó a casa de sus padres; su madre en la rutina de hacer la cena, le comentó que Pedro, su marido, lo había llamado pero no había querido decirle de qué se trataba. Pedro veía atentamente el partido de futbol. Sus sesenta y nueve años recostados en el sofá reclamaron con una considerable energía la presencia de su hijo..

Leer Más