Etiquetas

, , , , , ,

Honoré Daumier, Don Quixote et Sancho Panza, 1866-1868


Tema: EL CAMINO


1. RETORNO A CASA de Olmo Guillermo Liévano

Una niña pordiosera pide limosna en una calle sucia. Otro niño menos niño, la observa, se devuelve a casa y regresa con una moneda. Se la entrega.
Un viejo que dormía, escapa del asilo para ir al entierro de su hermano más viejo. Saca sus ahorros escondidos. Un taxi lo lleva al aeropuerto.
Ya en el avión “Caravelle”, se deja mimar por la linda azafata que lo conduce a su silla con ventanilla. La tercera, un hombre la ocupa y en el medio una atractiva mujer, que de inmediato decide dormir cubriendo su cuerpo con dos cobijas del avión y se coloca un tapa-ojos. El hombre hace lo mismo.
Cuando su mirada acariciaba el cabello de su compañera de silla, asombrado descubre que la mano del hombre debajo de la cobija llega a territorio de ella, quien no protesta y resuelve seguir haciéndose la dormida…
Sorprendido, se mimetiza cubriéndose y como ellos, finge que duerme. Por entre sus semicerradas pestañas se esconde un ”voyerista” y observa el lento recorrido de unos dedos de yemas tan sensibles que conquistan cada poro de piel engranujada, camino a su sexo… llegan se deslizan y se adentran debajo de su deliciosa ropa íntima, hacia el encuentro húmedo de su vulva.
El viejo tan cerca, oye el corazón de ella que retumba como salvaje potranca, ve su boca entreabierta que asoma la punta de su lengua, arquea arriba su pelvis, llega al clímax… exhala un profundo gemido y atrapa la mano que ha llegado a su destino, para que no escape. Con la otra, adivina y alcanza el gigantesco falo debajo de las otras cobijas.
Luego, impera un profundo silencio. Todos duermen. El viejo sueña contando sus viejas monedas y comprueba una vez más que están completas con excepción de una vieja ya extraviada hace casi un siglo.

2. EL CAMINO de Blanca Quesada

Recuerdo un camino polvoriento con pequeños muros de piedra a los lados, la calima: esa arena en el aire que lo entristece todo y las aulagas secas como en las películas del oeste, volaban, pudimos sentarnos en los muros cuando el día estaba claro y alguna vez cuando íbamos al mercado lo hicimos. Hace ahora tanto que recorrimos mi abuela y yo por última vez aquel camino con maletas de cartón y tela con los bordes con una tachuela fijando la piel en las esquinas. Maletas antiguas para un camino tan conocido entonces y tan desconocido y perdido ahora.
EL camino recorrido para siempre ya, ese que, está tan lejos, pero del que recuerdo con una claridad nívea la sensación que se grabó en mí para siempre y perteneció a cada trozo de mi piel sin yo saberlo.
Era pequeña,  agarrada a la mano maravillosa de mi abuela, era una sensación de incertidumbre y desasosiego. En aquel momento yo no conocía esas palabras, aunque mi madre dice que yo a los dos años hablaba muy bien.
Lo que yo sé  con certeza es lo que sentía, sentía tan bien aquellos rostros que me rodeaban, que habían preparado maletas, embalado muebles, rostros y cuerpos que se movían, ojos que se miraban ágiles, era un nuevo proyecto, un cambio de hogar, un cambio de pueblo, de isla, todo era tan grande y estaba tan lejos.
Un nuevo camino que cambio toda mi vida
Ahora ya sé que siempre hay nuevos espacios, lugares, gentes, ideas y formas de estar en el mundo que te toca descubrir y recorrer.
Tú camino es tuyo.
Presume de ti y de tu recorrido, nadie puede añadir más valor a tu vida que lo que haz vivido. Siente el camino. Siente el recorrido, respira, estás vivo.

3. YENDO HACIA LA DEMOCRACIA  de Graziella Boffini

—¿Papá, papá dónde estamos yendo?

—Estamos yendo hacia la democracia. Pero cuidado que el camino hacia la democracia está lleno de travesuras. Mira que primero debemos cruzar el mar de las iniquidades sin arenarnos en el desierto del conformismo, luego tenemos que trepar las  montañas del prejuicio y no perdernos en los laberintos del populismo. Ya superadas esas se puede vislumbrar, en los días más claros, la cara de la nueva sociedad. Lo más difícil es superar las ciénagas de la ignorancia. Sobre todo pon atención al barranco del pensamiento facha, que es donde frecuentemente caen todas las democracias.

—Vale papá he comprendido.  Me parece un camino muy duro, pero todavía merece la pena intentarlo. 
Estoy listo.
¿Partimos?

4. “LE CHEMIN CREUX” de Jean Claude Fonder

Esa mañana decidí ir a dar una vuelta por el campo de batalla. Vivía a pocos kilómetros de él. Tomé mi bicicleta y por pequeños caminos, incluso algunos apenas esbozados a través de los campos, me encontré en poco tiempo cerca de la granja de la Belle Alliance contemplando la “morne plaine“ (lúgubre planicie) como la llama Victor Hugo.
El tiempo era perfecto, había llovido durante la noche, pero esta mañana el cielo era límpido y el sol atravesaba despiadadamente la ligera niebla que flotaba sobre las grandes extensiones de tierras apenas sembradas, entrelazadas de terrenos donde dominaba el verde. Era como un gran tablero de ajedrez ondulado, poblado aquí y allá por las granjas históricas de la batalla, y tachado por algunos setos o por una línea de árboles que denotaba la presencia de un camino. 
Un “chemin creux” (camino encajonado), yo conocía uno que me llevaría al otro lado del campo para disfrutar de otro punto de vista. Una maravilla, un verdadero túnel verde sombreado y perfumado que parecía aislarte definitivamente del resto del mundo. Me alisté en bicicleta a mano, con cuidado, el suelo todavía era esponjoso.
De repente un ruido terrible e inesperado desgarró la serenidad de mis pensamientos. Un jinete equipado como un acorazado francés, acababa de atravesar la muralla verde que bordeaba el camino y no sin esfuerzo había alcanzado el otro lado, pero inmediatamente otro siguió y se estrelló en esa zanja inesperada. Pronto todo el encierro del camino hueco se llenó de caballos y jinetes inextricablemente amontonados. Se oían las ráfagas de disparos de metrallas que acababan con este regimiento en derrota.

Parecía que la terrible y fraterna batalla se hubiera reanudado en Waterloo, Europa.

5. EL CAMINO de Raffaella Bolletti

Es un día difícil para la tortuga pequeña que rompe su cascarón del huevo y sale corriendo hacia el mar, empezando así su camino, a solas, por sus propios medios sin la ayuda de nadie. Es un día difícil para mí también, que por haber perdido hace tiempo mi camino anterior, al bifurcarse el mismo repentinamente, decido hoy apagar las luces, abrir la puerta, salir y andar un camino sin rumbo. Abandonaré los grandes senderos y seguiré el entramado de los estrechos, los más arriesgados, los que esconden dificultades, los que me obligarán a poner atención a los detalles, rebuscando sentimientos aparentemente perdidos. Llegaré tal vez a un destino final, donde encontraré otros caminos entrelazándose con el mío. ¿Seré capaz entonces de regresar a la misma playa como las tortugas marinas? ¿Seré capaz de recorrer el camino al revés, invirtiendo la cronología, rebobinando el pasado tropezando con los escombros de proyectos no realizados, de fracasos, de errores y de éxitos, sacando provecho de ellos? O tal vez, quizás, transitando de un sendero a otro, dejaré ir a la sombra que me acompaña, para perderme….perderme….perderme en este laberinto de nuevas emociones hacia un olvido del que no hay vuelta atrás, obligada a seguir adelante, actualizar el mapa de mi vida, abrir la mente a lo imprevisto, aprender a mantener la llama de la felicidad encendida gozando de las pequeñas cosas. Para percatarme, por fin, de que todo sigue igual.

6. A LO LARGO DEL CAMINO de Luigi Chiesa

Andrés iba a pie hacia su destino, Finisterre, reflexionando se dio cuenta de que existían muchas rutas que llegaban a Santiago; estaba cansado después de recorrer numerosos caminos y el sol le excavaba surcos en la frente. Pero no tenía prisa por llegar, entonces decidió descansar un poco y se paró al lado de la fuente del vino en la Rioja. Bajo un árbol de tamariscos que perfumaba el aire, confundiéndose con el olor del salobre era perfecto, había un poco de viento y aún tenía en el bolsillo la vieira del año pasado.
La fuente tenía dos caños, uno con agua y otro con vino tinto.
— El que te calma la sed, está bueno, el otro está envenenado — le dijo una señora que se le apareció de repente, sentada detrás de la planta. Era una viejecita vestida de luto con una débil vocecita oxidada y una cara que parecía un cráneo. — Sí soy yo, estaba esperándote. —
— ¿Por qué he hecho un esfuerzo tan grande para encontrarme a mí mismo? — pensó.
— He llegado a este sitio en el camino principal siguiendo las pequeñas sendas y carreteras privadas que salen de él, bajo la lluvia e inclemencias del tiempo también, para quedarme solo. ¿Y de qué ha servido eso? — ¿Ahora qué hago?
— Estás al final de la línea — agregó la bruja — tienes que elegir.
Cuando llegaron unos peregrinos vieron de lejos, bajo las ramas del árbol, las piernas de un hombre colgando.

7. FISTERRA de Silvia Zanetto

Galicia es el lugar ideal para los que quieran escaparse hasta el fin del mundo, llegar hasta donde está permitido al ser humano, hasta que no haya nada más que el Océano. O a lo mejor, dejar atrás todas sus pequeñeces, sus mezquindades, sus nudos irresueltos que no les permiten vivir…
Son innumerables los encantadores promontorios rocosos que se asoman al mar, iluminados por la primavera que nos regala días cada vez más largos para disfrutar de la belleza azul rosada de sus tardes.  
Pero es en Fisterra, Cabo Finisterre, donde se acaba la tierra, donde termina el Camino: es aquí  donde los peregrinos queman la ropa que han llevado durante toda la ruta y abandonan sus zapatos gastados. Es la meta final, desde los siglos de los siglos, del viaje hacia el ocaso, hacia el misterio de lo desconocido, de lo prohibido a los seres mortales.
Esta tarde los turistas somos muchos, y se oye hablar lenguas diferentes. Los peregrinos son pocos, a lo mejor porque los peregrinos viajan por la mañana.
Hay coches, autobuses, gente que se saca fotos, como en todos los lugares demasiado conocidos, que terminan perdiendo su encanto. 
Es verdad: los peregrinos llegan por la mañana. Y yo, aunque es por la tarde, escondo la concha del Camino de Santiago que siempre llevo atada a mi mochila desde años, dondequiera vaya. Porque llevarla aquí me parecería una mentira.
Me siento en una roca y escribo.

8. EL CAMINO de Ariel Soulé

Lunes

…levantarse temprano, hay que partir. Jamás me he acostumbrado a ello,  la repetición de los mismos gestos. Ahora, como ayer, como hace una semana.

Pero hay que ganar tiempo,  el camino es largo y el ultimo rasgo murió al pié de un árbol dejándome solo con mis pasos inseguros como quien ha pretendido burlar con el vino la fatiga del cuerpo sobre otro cuerpo. Faltan pocos minutos al alba y el camino es largo.

Martes

…al cabo de meses que no se cuentan me enfermo de languidez. Necesito humo de tabaco o recordar los tiempos en que entraba en las ciudades y a mi paso se abrían las ventanas verdes florecidas en las cuales asomabanse mujeres que parecían decir “Mírame como lloro”.
Un caracol aquí o allá me devuelve la memoria, hay que caminar, el camino es largo.

Miércoles

Nubes grises.

Jueves

Me Aburro. Me aburro. Me aburro.
Todo lo que me rodea alimenta mi aburrimiento y la estación de las lluvias está por llegar. Y comenzó a llover. Con tanta monotonía como aplicación desde hace horas, o antes aun. El camino es largo.

Viernes

Nubes.

Sábado 

Un perro.

Domingo

He llegado! Veo finalmente el gran cartel: Bienvenidos a la Ciudad de Ningunlugar hermanada con Cualquiersitio en Noruega.
Llueve mansamente y sin parar, llueve sin ganas pero con infinita paciencia, como toda la vida.

9. CAMINITO de Iris Menegoz

Los sueños del amanecer son los que se recuerdan más fácilmente.
Angela se despertó. Echó un vistazo al reloj luminoso. Eran las siete. Una luz lechosa filtraba través de las cortinas. Cerró los ojos intentando retomar el sueño que se había desvanecido poco antes.
Revisó la nena que iba paseando por el caminito detrás de su vieja casa en el pueblo. Una figurita delgada de pelo negro y corto con una gran cinta blanca en mitad de la cabeza.
De pronto Angela se acordó de aquella horrible cinta blanca que su madre, intentando volverla preciosa, le ponía y que ella odiaba.
A lo largo de las orillas del caminito las flores yacían detrás de una sutil capa de nieve.
La niña se volvió y con voz sumisa, como cuando se cuenta un secreto dijo:
—!No les creas, no están muertos, fingen, ellos saben que es primavera!
Angela se levantó. Se acercó a la ventana. Una lluvia fina mojaba la calle desierta.
— ¿Primavera? —pensó Angela —!Ojalá que las flores tuvieran razón!

10. CAMINANTES de Max Gaspari (*).

Quien se queda siempre en el mismo lugar es como el agua del estanque que en poco tiempo se pudre; en cambio, quien viaja en camino por el mundo es como el agua del río que se renueva a cada momento.
… Dos hombres salieron y se pusieron en camino en busca de hazañas con solo un caballo y un burro como compañeros.
… Otro buscó su camino navegando hasta el más allá, después de los límites que hay quien Hércules nombró, allí puestos para que el hombre “no vaya más allá”; y ese hombre eligió viajar, caminar y conocer, aceptando dejar para siempre su Ítaca amada.
… Tres carabelas y un mundo nuevo para descubrir, caminando hacia un horizonte sin fin y desconocido.
… Camino al Polo, una tienda roja perdida en aquella blanca inmensidad, golpeada por el hielo y la tormenta.
Caminando te alejas de la muerte o, a veces, te acercas a ella como hacia una Samarcanda que nos espera.
Grandes viajes y viajes famosos y otros pequeños de los que pocos se enteran porque son los pequeños caminos que todos nosotros hemos hecho y haremos.
La vida es un viaje y por eso… viajar significa vivir dos veces.

11. EL CAMINO de Luis Alberto Prado

Ja ja ja, ¿Como que todos los caminos son iguales?;
Será porque tal vez no conocen el mío,
yo pienso que cada uno tiene su misterio y su delirio.
Mi padre decía que no hay camino sin caminante, él una vez me llevo a la montaña, cuando era muy niño y me dijo:
Hoy caminaras conmigo, porque mañana yo solo seré un espíritu.
Yo no lo entendía.
Él continuaba hablando, hoy caminaremos una hora hacia el acantilado y regresaremos caminando, debemos apurarnos porque más tarde caerá la nieve.
Particularmente a mí me encantaba la nieve, en el trayecto le hice como 100 preguntas y amablemente respondía a todas; bueno caminamos como él había programado y antes de retornar me dice: ahora tú debes volver por donde dejaste tus huellas. Obviamente yo era un niño y mis huellas se habían ya borrado pero las de él aún seguían ahí, pero yo tenía la mente fresca y recordaba con facilidad por donde había venido.
Una vez que retornemos al punto de partida me mira y sonríe, bravo hijo hoy hemos cruzado peñascos, fangos y un riachuelo, y tú no olvidaste tu camino, aunque algunos pasos te saltaste, veo que ya empezaste a construir tu sendero. Por favor que esa frescura mental nunca se escape de ti, camina con cautela en la vida y si en algún momento debes retroceder, ya sea para recomenzar o agradecer, recuerda bien por dónde debes caminar y por dónde no deber andar.

(*).. Micro ganador