Un invernadero formado por dos hileras de pórticos de madera y acero inoxidable, un área exterior que recuerda un jardín de naranjos: en total 3.331 m2, construidos con material reciclable, ensamblado en seco. Estará terminado en marzo.

Madrid, 12 feb (EFE).- Un avanzado invernadero fusionado con un hórreo tradicional han inspirado al estudio b720 Fermín Vázquez Arquitectos para crear el pabellón que representará a España en Expo Milano 2015, donde difundirá su gastronomía, su producción agrícola sustentable y su apuesta por la calidad y seguridad alimentarias.

El pabellón español, con una superficie de 3.331 metros cuadrados y un presupuesto que supera los 918.000 euros, quiere reflejar tradición e innovación usando en una parte de la doble nave materiales metálicos para evocar el aceite, el vino y la aceituna, y en la otra, corcho, esparto y madera de barrica, ha explicado hoy durante su presentación en Madrid el arquitecto Fermín Vázquez.

El arquitecto del estudio b720, Fermín Vázquez, diseñador del Pabellón de España en la Expo Milan 2015 “Alimentar el planeta, energía para la vida”, hoy durante su inauguración. EFE

El arquitecto del estudio b720, Fermín Vázquez, diseñador del Pabellón de España en la Expo Milan 2015 “Alimentar el planeta, energía para la vida”, hoy durante su inauguración. EFE

Es la aportación española a la exposición universal que acogerá Milán (Italia) del 1 de mayo al 32 de octubre, con el lema “Alimentar el planeta. Energía para la vida”, en la que se espera que más de 2,2 millones de visitantes pasen por este pabellón, fabricado con materiales reciclables, “fácil de montar y desmontar y reutilizable prácticamente en su integridad”, ha añadido.

Al concurso de diseño arquitectónico y contenido expositivo integral se presentaron una treintena de proyectos y a los autores finalistas les han entregado hoy certificados y menciones los ministros de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo; de Fomento, Ana Pastor; y de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

La titular de Agricultura ha explicado que España promoverá en esta exposición universal una dieta sana sostenible económica y medioambientalmente, la reducción del desperdicio alimentario y el fortalecimiento de la producción agroalimentaria y su sostenibilidad, con especial atención a la acuicultura y las reservas marinas.

Se ha programado como exposición principal “El lenguaje del sabor”, un retrato de la alimentación en España en el que se destaca la calidad y variedad de productos, la sostenibilidad de los métodos productivos, las virtudes de la dieta mediterránea, la rica tradición gastronómica y la gran revolución culinaria que ha convertido a los cocineros españoles en referentes mundiales.

También acogerá el pabellón español la instalación artística “El viaje del sabor”, en la que Antoni Miralda propone una reflexión poética mediante maletas de distintos tamaños que permiten un recorrido sápido por el país.

Pero su “punto fuerte” será la restauración en formatos como tienda “gourmet”, bar de tapas y restaurante, así como un auditorio y una plaza pública concebida como un patio de naranjos que durante los seis meses acogerán talleres, conciertos, cocina en directo y conferencias.

Desde este pabellón, coordinado por Acción Cultural Española (AC/E), se divulgarán además iniciativas que contribuyan a resolver desafíos relacionados con la seguridad y la calidad alimentaria, así como experiencias turísticas basadas en el paisaje, la producción alimentaria y la gastronomía, y el carácter hospitalario de los españoles con su visión social del acto de comer.

Su presidenta, Teresa Lizaranzu, ha asegurado que España destaca por su producción agroalimentaria, su gastronomía y el turismo, por lo que no podía dejar de participar en una exposición que versa sobre la alimentación y la cooperación y lo hará con una estrecha cooperación entre instituciones y sociedad civil.

Por su parte, la ministra Ana Pastor ha asegurado que el pabellón será un espejo de la calidad de los arquitectos españoles y que su contenido clave, producción alimentaria, gastronomía, turismo y cooperación, son “ejes” de la política de su Gobierno, como lo ha demostrado acogiendo en Canarias un centro logístico de la ONU para suministro humanitario a África.