Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Magda Eunice SánchezGalerías Virtuales

 Su vida

Nace en 1946 en la ciudad de Guatemala. Vivirá su infancia y gran parte de su vida en la zona dos, en un lugar conocido como Ciudad Nueva.

IMG_7190Esto ayudara a su formación pues es en este lugar donde a la edad de cinco años conoce a Roberto González Goyri, además de estar cerca de Dagoberto Vázquez Castañeda quien era su tío y de otros artistas como Óscar González, Walter Peter, Jean Michel Güesenec.

Comenzó a dibujar desde pequeña, siempre estaba dibujando, incluso comento alguna vez que tubo una maestra que la dejaba trabajar con su propio estilo.

Sin embargo, es en la adolescencia cuando empieza a tomar formalidad.

Autodidacta

Imagen 037Ella tomaba como primera obra formal un oleo de una mujer con un ave blanca cerca del rostro, del año de 1963. “Quise tener pinturas y empecé a hacerlas” fueron sus palabras en una entrevista cuando hablo de sus primeras obras.

Es en este mismo año que se forma “El círculo Valenti”, del cual más adelante formaría parte. Junto con pintores, escultores, músicos y escritores entre los que se encuentran: Marco Agusto Quiroa, Enrique Anleu Díaz, Roberto Cabrera, Elmar René Rojas, Oscar Barrientos y Efraín Recinos.

Se gradúa de Arquitecta en la Universidad de San Carlos

Magda Eunice Sánchez (Serie Caballos 3)A finales de los años 70 y principios de los 80 labora como docente de la Facultad de arquitectura dando la catedra de diseño arquitectónico.

En escultura estudia con Rae Leeth y Mará Elena de Lamport, donde compartió conocimientos con José Antonio Fernández y Leopoldo Barrientos. En la década de los 90.

A finales de la década de los 90, se traslada a vivir a la casa que ella diseña, en Carrtera al Salvador. Esta casa albergaba los bocetos y diseños iniciales de toda su obra, tanto escultórica como de dibujo y pintura.LAS MAJAS 001 Era un lugar espacioso, donde la ausencia de paredes se hacia notar.

Muere el 7 de mayo de 2008 de cáncer Terminal, del cual da señas a inicios del mismo año durante la ultima exposición que realiza, al desmayarse en la inauguración de la misma.

Su obra

Pintora e Ilustradora autodidacta porque decía que no le gustaba tomar elementos de otros, así su trabajo era más apasionante.

Trabajo:

  • P1000747Oleó
  • Sanguínea
  • Carboncillo
  • Mixta
  • Crayón

“De mi obra se ha dicho que es un emotivo expresar de movimientos; una respuesta del sentimiento hacia las vibraciones externas. Hecha de trazos seguros y decididos, de pinceladas firmes y definitivas o empastes justos y rotundos que parecen contradecir la fragilidad de su contenido, conserva la frescura de una realización espontánea que desvía la atención del riguroso proceso de abstracción de donde surge un característico lenguaje plástico”.

Pertenece a una generación que se conoce como la del sesenta. Pero a diferencia de la mayoría de los artistas de su generación que desarrollaron sus estilos y temáticas alrededor de la política, ella buscara su yo esencial y lo expresara con sutileza pero con gran soltura.

DSC02627En escultura estudia con Rae Leeth y Mará Elena de Lamport, donde compartió conocimientos con José Antonio Fernández y Leopoldo Barrientos. En la década de los 90. Trabajara mármol, fundición en bronce y resina.

Hay también registros de trabajos suyos en grabado xilográfico

De tendencia Figurativistá, distorsiona, multiplica, juega con las transparencias, desfigura, utiliza las formas curvas.

Los temas recurrentes son:

  • DSC02620Figura femenina
  • Bailarinas
  • Cabezas de mujer
  • Personajes de la vida bohemia
  • Gatos
  • Caballos

Los caballos le gustaban por su elegancia y expresividad. Representaban muchas cosas; entradas triunfales, huidas, cabalgatas y todo lo que puede ser símil en la vida. Los gatos le gustaban porque se enrrollaban y a la vez se hacían largos y podía jugar con sus formas.

Las bailarinas, por el movimiento y la música que inspiraba ese movimiento. Y las manos, solas o entrelazadas, las que utilizaba como símbolo de libertad y expresión.

Exposiciones

Magda Eunice Sánchez (Serie Caballos 6)Realizo mas de 100 exposiciones colectivas y personalesFrancia, Italia, Estados Unidos, China, Chile, Japón, Ecuador, España, Alemania, México, Puerto Rico, República Dominicana, Estados Unidos, y Centroamérica, son algunos de los lugares donde expuso.En nuestro país realizo algunas exposiciones en la Galería el Túnel, así como en 4º norte, o el Museo Nacional de Arte Moderno.

Ayuda en la organización de la Primera Exposición Retrospectiva de la Plástica Guatemalteca de 1989. Con motivo de la XIII CLEFA (Congreso Latinoamericano de Escuelas y Facultades de Arquitectura). La exposición se realizó en el Vestíbulo del Inguat (Instituto Guatemalteco de Turismo). En esa exitosa exposición participaron: Roberto González Goyri, Dagoberto Vásquez Castañeda, Luis Díaz, Arnoldo Ramírez Amaya, Elmar René Rojas, Jorge Félix Escobar, Otto Spinelli, Salvador Gálvez, Byron Rabbé y Magda Eunice.

Reconocimientos

  • IMG_7206Glifo de Oro
  • Dos premios en bienales de Arte Paiz.
  • En 1993 fue declarada artista del año por la Embajada de los Estados Unidos.
  • En 1998 fue declarada artista del año por la Sociedad Dante Alighieri.
  • 1998, La Universidad de Mayagüez le otorgó el diploma de Creatividad Femenina.
  • 1998, ENAP otorga titulo por merito.
  • Jurado XI Bienal de Arte Paiz en 1998

Un adiós a Magda Eunice por Dante Liano

No había artista tan artista como Magda. El arte, en ella, era natural, espontáneo, respirable. No tuvo necesidad de la pose, porque el arte era en ella. Magda tenía duende, o como se dice en México, “ángel”. Mas era un ángel en continua batalla con sus demonios, incesantes, travestidos de la realidad acosante que la sacaba de su mundo. P1000758Magda nació artista cuando los pintores vestían traje y corbata y tenían necesidad de conocer técnicas de ‘marketing’, por estudio o intuición. Su rebelión contra ese ‘establishment’, que implicaba un imprescindible pasaje por el compromiso social, le costó cara. En una época en que ser rebelde era una moda, ella se rebeló contra esa moda. Era rebelde a la enésima potencia.Magda era sensibilidad en carne viva. Detestaba con toda su alma lo ramplón, lo vulgar y lo mediocre. Sabía que su pintura no era así. Para Magda, la estética era lo primero en todo. Regaló obras, perdió otras, se las robaron algunas. A ella lo único que la obsesionaba era el logro artístico.La obsesionaba, se debatía, sufría. Solo personas así, como también era así Antonio Machado, pueden decir, sin que desentone: “Adoro la hermosura”. Porque se han metido de lleno, hasta la coronilla, en la lucha por conseguirla.

Un dibujo tras otro

No había teoría que resistiese delante del genio natural de Magda, cuyo trazo en el dibujo era límpido, lleno de pureza y levedad. Era también perfecto, sin exagerar. ¿Quién dibuja así, quién sabe hacer esas manos ahusadas, con delicadeza aérea? Los grandes pintores se notan en los elementos fundamentales de su arte. Ponerse puede uno de cabeza y hacer maromas, pero si no conoce la técnica de base, ganará en superficie, no en fondo. Magda hacía pilas de bocetos, un dibujo tras otro, un dibujo tras otro, un dibujo tras otro, bocetos maravillosos que ella desechaba por imperfectos, hasta lograr la idea que andaba buscando. Mañanas enteras, tardes enteras dibujando, siempre a la búsqueda de una originalidad de la cual estaba orgullosa. Y esto es verdad: Magda poseía el envidiable don del estilo. Al ver un cuadro suyo, no se podía menos que pensar “esto es de Magda Eunice”.

P1000766Ese estilo lo buscó toda la vida. Sin falsas modestias, proclamaba no haber tenido padres artísticos. ¿Autodidacta? Todo gran artista lo es, porque despega el vuelo donde otros han ya descansado sus pinceles. ¿Cómo podía haber maestros para Magda, con sus espléndidos gatos, sus bailarinas en levitación, los caballos deliberadamente de sueño, para nada realistas, sus mujeres de ojos grandes, negros, que perforaban el horizonte como viendo más allá de cualquiera, autorretratos definitivos? Del cuadro le preocupaba todo, el espesor, los colores, las proporciones, se quedaba largo tiempo reflexionando antes de añadir una mancha, un matiz, una nuance que le dieran la sensación del equilibrio.

Poesía en el desierto

¿Sabía Magda que le había sido dado el don del genio poético? Probablemente sí. También, probablemente, le causaba un gran sufrimiento la incomprensión. TodosImagen 020 hemos leído que los grandes artistas han tenido que soportar que la crítica dominante no los entendiera. Pero una cosa es saberlo y otra sufrirlo. Raro. Raro que la crítica no viera lo que estallaba a los ojos de cualquiera: la poesía brotaba de los cuadros de Magda como chorros de luz, como resplandores de espejismos en el desierto, como la demostración auténtica de la existencia del arte.Entonces, Magda. Ahora descansa usted. Su maravilloso temperamento, cuyos estallidos eran épicos, ya reposa, como se dice, en paz. Puede usted decir, como escribió Horacio al final de sus Odas: “Construido he un monumento….”. Y puede decir, con el poeta latino: “Non omnis moriar”. No moriré del todo. Se olvidarán de todos nosotros, tal nuestro destino. Pero la obra de usted estará allí, como testimonio de que el ser humano es capaz de tocar, con la punta de los dedos, el corazón del cielo.