Etiquetas

, ,

En el ámbito de “2018, Año Europeo del Patrimonio cultural” el Fondo Ambiente Italiano (FAI) ha organizado, junto a Consulado de Bolivia y Club Alpino Italiano (CAI), una conferencia bajo el título “Dalle Ande alle Alpi – Le montagne uniscono”, que tuvo lugar en su Sede milanesa el pasado 18 de octubre. Dicha iniciativa concluía un ciclo de otras dos conferencias, respectivamente dedicadas a México y El Salvador, partes del proyecto “FAI Ponte fra culture”, pensado para incrementar la participación de los inmigrados a la vida cultural del País.


En el debate se ha evidenciado como las Cordilleras Andina y Alpina de Bolivia e Italia, con sus montañas, glaciares, bosques, aguas, valles y mesetas han sido objeto de esfuerzos de conservación, con la creación de unos parques y reservas naturales en ambos Paises : auténticas y preciosas joyas naturales como, entre otras, el Salar de Uyuni, el Lago Titicaca, las Sierras de Sayama en Bolivia, la Cordillera Oróbica y unos lagos prealpinos en Lombardía, protegen hoy ecosistemas muy complementarios a las mismas áreas urbanas.
Sin embargo algunos sectores económicos y políticos todavía no consideran las protección del medio ambiente como prioridad estratégica, porque , según opinan, conllevaría gastos inútiles y parálisis del territorio. A su pesar la realidad nos confirma todo lo contrario : cada ambiente natural es una ininmaginable fuente de recursos culturales, científicos y económicos , tales come turismo, riqueza de agua, semillas, frutos, madera, ganado, remedios y tradiciones ancestrales y hasta medicamentos, conocidos y aun por descubrir. Y en este sentido, cada parque o reserva se revela una imprescindible área de investigación y entrenamiento, aun más en tierras montañesas, donde cada nivel de altura corresponde a un microclima diferente. Asegurar un futuro positivo al medio ambiente de las montañas, lo que significa implícitamente a todo el planeta , ha sido el lema conductor de la conferencia.
Las imágenes de las Cordilleras y mesetas de Bolivia, que discurrían en la gran pantalla del salón, han sido facilitadas sobre todo por el Consulado Boliviano y el CAI de Bergamo, ciudad que acoge la más importante y numerosa Comunidad Boliviana de Europa ; además, como subrayado en el curso de unas intervenciones, se deben al mismo Club Alpino bergamasco unas importantes expediciones en las Cordilleras Bolivianas a partir de los años setenta del pasado siglo. La comparación entre fotos y películas de la época y las actuales nos da constancia del retroceso de los glaciares también en los territorios andinos. Unos breves documentales y diapositivas nos han enseñado una situación parecida en los Alpes de la Cordillera Or
óٕbica, que con sus sierras y macizos ocupa la parte alta de la Provincia de Bergamo. Para investigar este peligroso fenómeno, buscando posibles soluciones , se ha constituido la “Società Glaciologica Lombarda” , activa sobre todo en el ambiente alpino. Con el mismo hito una singular Escuela Universitaria, dirigida por Padre Antonio Zavatarelli ha sido fundada y actúa en un lugar cercano a los glaciares más importantes de Bolivia.
Otro documental ha relatado una particular iniciativa del CAI, “
La cordata della Presolana”, montaña-macizo simbólo de los Alpes Bergamascos, jornada que se realizó con la participación de millares de aficionados y voluntarios (entre ellos muchos bolivianos) , que rodearon todo el macizo con kilómetros de soga, pidiendo más salvaguardia para el medio ambiente.
En fin de conferencia se comentó una nueva ipótesis de proyecto, iniciativa del FAI , dedicado a los Alpes , a su ecología , sus voces, al silencio de las cumbres y de los glaciares.
Una grata sorpresa ha sido escuchar que el Gobierno y el Pueblo Boliviano han ratificado como propia una feliz expresión de las más entrañables y enteradas voces de la cultura andina, es decir la garantía de “
Los Derechos de la Madre Tierra” ; nada más preciso para la realidad actual.
Después de la reunión una rica mesa de tapas y platos bolivianos esperaba a los participantes.


Nando Pozzoni

R