Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Nadie supondría que en la provincia de Viterbo, que se extiende por el norte de la región Lazio, limitando con Toscana y Umbria, es posible encontrar rastros de una histórica presencia hispana y hasta, como veremos más adelante, la sorpresa de un auténtico símbolo de la Hispanidad oceánica.
Esta comarca reúne algunas de las formaciones volcánicas más espectaculares de la península italiana, en cuyos cráteres se encuentran a menudo unos anchos y hermosos lagos (Bolsena, Vico, Mezzano, Monterosi) y brinda además importantes restos arqueológicos etruscos y romanos junto a numerosos burgos amurallados de origen medieval.

En la misma ciudad de Viterbo, ciudad que guarda un importante patrimonio artístico, destaca la monumental fortaleza, que hoy alberga el entrañable Museo Etrusco, construida en el siglo XIV por mando del Cardenal español Gil Egidio Alvarez Carrillo de Albornoz (Cuenca, 1310 – Viterbo, 1367), más conocido como Egidio Albornoz, el cardenal guerrero, quien logró defender los Territorios Pontificios de la más bellicosa aristocracia italiana, vuelta a la conquista de las tierras papales cuando la Cautividad y la nueva sede del Papa en Avignon. A este cardenal y a su arquitecto de confianza, Matteo Gattaponi (1300-1383), se debe la costrucción de otras fortificaciones en territorio Pontificio, tales como las de Spoleto, Perugia, Narni. Albornoz fue también el “padre” de una importantísima Institución, el Colegio de España en la Universidad de Bologna, hoy todavía domicilio de docentes y estudiantes españoles.

Entre los siglos XVI y XVII un papel importante en los territorios viterbenses lo tuvo el Ducado de Castro, a partir de 1536, feudo de la potente familia de los Farnese, entre los cuales hay que mencionar Papa Paolo III ( 1468 – 1549). El pequeño Estado (unos 650 kmq.) albergaba una próspera comunidad judía, parte de ellos desterrados de España por los Reyes Católicos, como la familia Spagnoletti (¡Apellido que atestigua su origen ibérico!), importantes mercaderes.
Alessandro Farnese o Alejandro Farnesio para los españoles (1545-1592), invicto Capitán General del ejercito español de Flandes, fue nombrado Duque de Castro, encargo al que no pudo atender personalmente, debido a su empeño en el conflicto en tierras flamencas.

Castro, la pequeña capital del Ducado, fue conquistada y desmantelada en 1649 por la tropas del Papa Innocenzo X. Sus llamativos vestigios, rodeados de vegetación mediterránea se encuentran a los pocos kilómetros de la “ Foresta del Lamone”, impresionante y antigua selva, una de las más bellas que se conservan en tierras italianas, que guarda una excepcional riqueza botánica . El río Olpeta que la cruza, formando dos estupendas cascadas (Pelicotonno y Salabrone), es el emisario del pequeño lago cratérico de Mezzano, perfectamente redondo, casi una miniatura del cercano lago de Bolsena, de notable tamaño (117 kmq.), que también ocupa una caldera volcánica y alberga dos encantadoras islas.

… a seguir


Nando Pozzoni